¡Cuidado con el bronceado!
2 julio, 2018
Cuida tu piel seca
2 julio, 2018
Show all
 





El "no make-up" perfecto

Nos fascina el maquillaje y las posibilidades que nos ofrece pero, algunos días nos apetece más mostrar nuestra belleza natural y nuestra cara “casi-lavada”. Además del corrector existen otros pequeños trucos.
¡Apunta estos 5 consejos!

 
 
 
 

1. HIDRATACIÓN Y ALGO MÁS…

De todos es sabido que un buen exfoliante logra que la piel potencie su apariencia radiante. Utiliza una esponjilla limpiadora durante la exfoliación para lograr un efecto extra con movimientos circulares (¡no olvides el cuello!). Aclara el rostro con agua fría y con la piel aún húmeda, aplica unas gotas de aceite facial y facilita su absorción con pequeños toquecitos para sellar la hidratación de la piel. A continuación, aplica un serum específico acorde con tu tipo de piel y un contorno de ojos revitalizante. Para un efecto aún mayor 8 (¡triple!) mezcla tu crema hidratante habitual con una pizca de pre-base y unas gotas de maquillaje. Añade una gota de crema iluminadora si deseas un extra de luminosidad.

2. LUMINOSIDAD IMPECABLE

La piel luminosa siempre ha sido objeto de deseo de las mujeres a lo largo de los tiempos, pero eso no quiere decir que lucir como una bombilla sea lo mejor. Dibuja pequeños puntos de luz en ciertos lugares del rostro y retoca con un corrector iluminador algunas zonas como la parte superior de los pómulos, el centro de la frente, el puente de la nariz, la barbilla y la zona central del labio superior. Por último, oculta las posibles ojeras. Comienza cubriendo la zona con un corrector grueso, luego aplica un punto de luz en las zonas azuladas y termina aplicando una sombra de ojos luminosa. Reflejarás la luz bajo los ojos y crearás cierto contraste en algunos puntos del rostro.

3. MIRADA EN CONTRASTE

En nuestro rostro, pocas cosas son tan únicas como nuestros ojos así que, ¿por qué no convertirlos en el centro de atención? Te sugerimos lograr un look de ojos sutil que ilumine tu rostro o uno más oscuro que potencie su definición. Un truco que recomendamos es utilizar adecuadamente el efecto “glossy”. Puedes probar con la Crema Universal. Desliza suavemente el dedo impregnado en Crema Universal sobre el párpado para un efecto fantástico o, prueba con una sombra de ojos cremosa en un color brillante. Si buscas un acabado discreto, elige un tono nude y aplícalo sobre toda la superficie del párpado. Céntrate en potenciar la luz en los lagrimales con la ayuda de un delineador de ojos blanco. Para un acabado más intenso, elige una sombra más oscura y prueba a delinear el ojo con un lápiz gris o marrón para un extra de definición. Si necesita una pequeña definición adicional, pero todavía quiere un aspecto desnudo, puntee ligeramente un lápiz suave de color gris o marrón entre las pestañas superiores y la línea de las pestañas inferiores en la línea de las pestañas superiores e inferiores. Tanto de día como de noche, no olvides que las cejas siempre han de acompañar a tu rostro. Peínalas y lúcelas siempre perfectas.



4. LABIALES DESVANECIDOS

¿Sabes cuando llevas muchas horas con los labios pintados y ya sólo queda un rastro de color en ellos? ¡Recuerda ese efecto! Es exactamente lo que tienes que conseguir para lucir el look que buscas. Aunque el rojo intenso sea tu favorito, no olvides que un tono degradado acentúa tu tono de piel natural y añade un mayor lustre a tu rostro. Elige uno que se adapte a tu color de piel. Con pieles claras encajan los tonos naranjas y melocotones, las pieles medias se ven perfectas con malvas y fresas y las más oscuras destacan sobre todo con colores fríos, tierras o granates. Aplica el labial con pequeños toquecitos en el medio del labio inferior. Extiéndelo con la yema del dedo o con un algodón hacia los extremos y remata con una pizca de brillo o gloss brillante.

5. COLORETE

Si algo nos favorece a todas las mujeres es un toque de colorete en las mejillas. Hace que nuestro rostro cobre vida y aporta una luminosidad natural a tu piel. Aunque suelas optar por los coloretes en crema o lo tuyo sean los polvos, elige siempre un tono de colorete que destaque tu propia piel. Si tienes dudas, fíjate en el tono natural de tus labios y acertarás. En general, los coloretes rosas se adaptan mejor a las pieles claras, los melocotones a las pieles medias y los marrones a las pieles más oscuras. Aplícalo siempre en las zonas del rostro en las que el sol incide de manera natural: la parte superior de las mejillas, la frente, la barbilla y el puente de la nariz. ¿Un consejo? Evita los coloretes brillantes o con partículas luminosas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *